La Unión Europea acuerda las reglas de los futuros rescates bancarios

La Unión Europea acuerda las reglas de los futuros rescates bancarios

De Guindos frente a su homólogo irlandés durante la reunión del Ecofin. | Efe
De Guindos frente a su homólogo irlandés durante la reunión del Ecofin. | Efe
  • 'El acuerdo envía una señal importante a los mercados', dice Schauble
  • Guindos: el nuevo modelo es más estricto que el que se aplicó a España

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea han alcanzado esta madrugada un acuerdo sobre la directiva que regulará los rescates bancarios en territorio comunitario. Después del intento fallido del pasado viernesel Ecofin ha dado por fin luz verde a este texto que ahora debe continuar el procedimiento legislativo habitual con la negociación con la Eurocámara.
Esta Directiva tiene una relevancia especial porque fija los criterios comunes que deberán seguirse cuando haya que rescatar un banco. Entre otras cosas establece quiénes deberán asumir pérdidas y en qué orden, según el tipo de vínculo que tenga el inversor con la entidad en problemas. Además, la nueva norma obliga a todos los países a crear un Fondo de Resoluciónque estará dotado con aportaciones que hagan los propios bancos y que servirá para costear parte de sus rescates.
La jerarquía a la hora de asumir pérdidas será la siguiente: en primer lugar los accionistas, seguidos de acreedores de deuda 'junior' y subordinada (como son las participaciones preferentes). A continuación tendrán que sufrir una quita los bonistas 'senior' (deuda de más calidad y por tanto mayor preferencia de cobro) y, en último lugar, los depositantes de más de 100.000 euros.
El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha reconocido al término de la reunión que este acuerdo "envía una señal muy importante a los mercados" y que "establece una jerarquía clara sobre el orden a la hora de imponer pérdidas a los acreedores de una entidad". Por su parte, el comisario de Servicios Financieros, Michel Barnier, se ha mostrado satisfecho por el "acuerdo sólido" al que han llegado los estados miembros.
El documento reconoce una preferencia especial para los depósitos que, aún superando este umbral, correspondan a pymes y personas físicas, así como a deudas con el Banco Europeo de Inversiones.Estos podrían sufrir pérdidas llegado el caso, pero serían los últimos de la lista. Los ahorros de menos de 100.000 euros estarán protegidos en todos los casos por el Fondo de Garantía de Depósitos de cada país. De esta manera, se evitarán casos como el del rescate a Chipre cuando se impuso una quita a los depósitos de más de 100.000 euros.
Aunque esta es la regla general, la norma hace una serie de concesiones a los países que, como Francia y Reino Unido, reclamaban una mayor flexibilidad. Así, los estados miembros tendrán cierto margen para eximir de la quita a determinados acreedores. El acuerdo especifica cuatro casos en los que las autoridades nacionales podrán excluir total o parcialmente a ciertos acreedores de sufrir una quita. En concreto se mencionan los casos en los que se no se pueda llevar a cabo en un tiempo razonable; cuando sea para asegurar la viabilidad de la entidad; para evitar contagios; o para evitar una destrucción de valor que podría dañar a otros acreedores.
Las autoridades nacionales podrán compensar esta exclusión de determinadas partidas del pasivo traspasando las pérdidas a otros acreedores o utilizando el Fondo de Resolución.
En este último caso, la directiva requerirá como norma general que se someta a pérdidas al menos el 8% de todo el pasivo de una entidad. A partir de ese momento, el Fondo de Resolución podría entrar en acción para eximir de pérdidas a acreedores que representen un máximo del 5% de todo el pasivo del banco.
Pero aquí se añade otra excepción importante: "En circunstancias extraordinarias, cuando este límite (del 5%) ha sido excedido y cuando todos los acreedores a excepción de los depósitos hayan sufrido quitas, el estado miembro podrá buscar financiación de fuentes alternativas". El ministro español, Luis de Guindos, confirmó que en este caso se podría recurrir al Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede), pero éste sólo intervendría de forma indirecta, es decir, a través del estado miembro y no con la recapitalización directa al banco que acaba de ser acordada.
Los fondos de resolución deberán estar dotados en un periodo de 10 años con una cantidad equivalente a al menos el 0,8% del total de los depósitos asegurados de todos el sector financiero de cada país. Para llegar a esta cantidad, los bancos deberán hacer aportaciones anuales en base al tamaño de su pasivo y el riesgo de su negocio
.

Comentarios

Entradas populares