El presidente de Telefónica y del Consejo Empresarial para la Competitividad, César Alierta, da por cerrada la etapa de recesión

El presidente de Telefónica y del Consejo Empresarial para la Competitividad, César Alierta, da por cerrada la etapa de recesión y en consecuencia la crisis económica en España. Y es que según manifestó ayer en Santiago de Compostela «la crisis ha acabado claramente en España y está entrando dinero porque la gente ve que es un país de oportunidades».

Los argumentos de Alierta para mostrar esta confianza en la recuperación española se basan en los datos, ya que según apuntó «el PIB español crecerá en torno al 1% en 2014 y se recuperará también el consumo».

Alierta, que llegó a Santiago de Compostela para presentar el documento España emprende y exporta y que mantuvo un encuentro con el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, alabó el esfuerzo realizado por parte del sector privado «que ha hecho un esfuerzo tremendo para ganar eficiencia». Alierta añadió que el sector público tiene que hacer este mismo esfuerzo de ajuste. En concreto, y refiriéndose al sector privado, recalcó que «ha mejorado la productividad y los costes laborales no han subido sino que han estado moderados». Preguntado por la bajada generalizada de los sueldos, Alierta explicó que hay que mirar los costes laborales unitarios que «no han bajado tanto».

Los retos que tiene por delante la economía española a la hora de consolidar su recuperación se refieren a la creación de empleo. Y es que juicio de Alierta este es el mayor problema de España.

También reflexionó ayer sobre la recuperación económica el presidente de Iberdrola. Ignacio Galán, a quien correspondió presentar en Bilbao el mismo documento que Alierta del Consejo Empresarial para la Competitividad, recordó que España «está recuperando la credibilidad y la confianza de los inversores y mercados financieros internacionales. Nuestro país «ha vuelto a atraer la inversión extranjera directa, que ya se sitúa en línea con los niveles previos a la crisis». A su juicio, entre las razones que han propiciado ese retorno ha citado «un entorno de negocios y una fuerza laboral más competitiva y flexible», así como «un crecimiento de la productividad superior a la media europea».

No obstante, el presidente de Iberdrola advirtió que no se puede «caer en la complacencia». «Debemos continuar con la expansión internacional, con un mayor foco en los mercados emergentes y con la reducción del déficit público. Sería deseable que el ajuste del gasto viniera acompañado de una reducción de cargas fiscales para fomentar el consumo interno y la inversión».

«No podemos bajar la guardia.Tenemos que perseverar en los esfuerzos realizados y emprender sin demora las tareas pendientes», señaló Galán, quien, entre otras medidas, una «buena reforma energética que rectifique los errores del pasado». «Esta reforma es capital, pues un suministro energético sostenible económica y medioambientalmente es clave para la competitividad del tejido industrial y para la generación de empleo», concluyó.

 

Comentarios

Entradas populares