Los diez aspectos en los que fijarse cuando se visita una vivienda en venta

Encontrar la casa de ensueño es uno de los objetivos más deseados entre los españoles. El proceso de búsqueda puede ser algo cansado porque el futuro propietario tiene que ver y ver una gran variedad de viviendas hasta seleccionar una muestra de aquellas que sean capaces de cubrir sus necesidades más exquisitas. Cuando llega el momento de la visita, el posible comprador no debe pasar nada por alto, pues de hacerlo, puede suponer un grave error económico a largo plazo. 
El visitante tiene que ser consciente de que solo cuenta con unos minutos para descubrir todos los rincones de su futuro hogar. Debe imaginarse viviendo en ese lugar por un instante y es por ello que debe permanecer atento y revisar, como mínimo, los siguientes aspectos: 
1. La zona: la ubicación de la casa es uno de los puntos más importantes. El comprador no debe valorar solo los servicios que el barrio ofrece, sino también los ruidos que pueden ocasionar las posibles obras, el tráfico, los bares cercanos, o simplemente, el propio ambiente.
2. El exterior: el envoltorio de una propiedad también se adquiere cuando se compra un inmueble. En las casas unifamiliares observar el tejado, los exteriores o los límites de la propiedad es una tarea muy recomendable, mientras que en los hogares colectivos hay que ver que el ascensor o el rellano no suponen una derrama. Tampoco hay que olvidarse de echar un vistazo a la fachada.
3. La distribución: el hecho de evaluar la distribución y el tamaño de cada habitación permite determinar el aspecto del interior de la propiedad, es decir, asegurarse de que es un espacio que ofrece comodidad y accesibilidad, además de ser un lugar atractivo afín a los requisitos del futuro propietario.  
4. Analizar la memoria de calidades: si el comprador pide previamente este documento al actual propietario o administrador puede analizar que aquello que ha quedado reflejado por escrito corresponde o no con el estado real de la vivienda. En caso de no ser así, existe la opción de negociar para que se reduzca el precio final.
5. La luz: durante la visita, por un lado, se debe encender todas las luces para verificar que todo está en orden, y por otro lado, se debe tener en cuenta que las condiciones eléctricas de seguridad son óptimas, así como que la potencia para el consumo previsto es la apropiada.
6. El agua: al igual que con la luz, el visitante tiene que revisar el suministro del agua y averiguar cuál es la potencia para el consumo de agua caliente.
7. Los detalles: prestar atención a todos detalles, por muy pequeños que sean, hace que el futuro propietario no tenga que desembolsar a posteriori una importante cantidad de dinero. Para ello tiene que fijarse detenidamente en los suelos, persianas, puertas, techos, tabiques, etc.
8. Los olores y humedades: considerar los posibles olores, sobre todo, en aquellas zonas más delicadas, como son los patios de luces y tuberías, o comprobar si hay o no humedades son otras de las funciones más relevantes a seguir.
9. La iluminación: una iluminación natural supone un punto a favor de la casa, algo que se refuerza con las paredes pintadas con tonalidades suaves y con una buena limpieza, puesto que así se crea un verdadero confort.
10. Otros ruidos: por último, el comprador tiene que afinar sus oídos y escuchar los ruidos procedentes del interior del hogar como las puertas, aire acondicionado, caldera, e incluso, los que provienen de las viviendas vecinas. 

Fuente: Web comprarcasa.com

Comentarios

Entradas populares