Descubre cómo te afecta la reforma de la Ley de Arrendamientos si alquilas una vivienda a partir de ahora.


Si eres inquilino…

Duración. El propietario y el inquilino pueden pactar libremente la duración del contrato, pero a falta de pacto expreso, el inquilino podrá permanecer en el inmueble cinco años como mínimo, o siete si el propietario es persona jurídica.

Prórroga. A la fecha de vencimiento del contrato, si ninguna de las partes ha notificado a la otra la intención de no renovarlo, se prorroga tácitamente por otros tres (3) años.


Fianza. La fianza se fija como máximo en dos mensualidades. El inquilino tiene derecho al reembolso total de la fianza si no hay daños en la vivienda ni deudas pendientes con las compañías de suministros.

Gastos del contrato. Si el propietario es una sociedad, el propietario deberá asumir los gastos de la inmobiliaria derivados de la firma del contrato.

Cesión. Es posible seguir con el alquiler del inmueble si continúan residiendo tu cónyuge o pareja de hecho, o tus hijos dependientes, en el caso de que el inquilino deje de residir en la vivienda (motivos laborales, personales,…). En caso de nulidad, separación o divorcio, hay que comunicarlo al arrendador antes de que pasen dos meses desde la notificación judicial.

Renovación. Si las partes llegan a un acuerdo para renovar o realizar mejoras en el inmueble, se puede realizar en cualquier momento, sin esperar a que el contrato esté próximo a vencer. El inquilino tendrá derecho a solicitar al propietario que repare aquellos elementos necesarios para el correcto funcionamiento de la inmueble –caldera, calefacción, tuberías, puerta principal,…- sin que suponga subida del precio del alquiler.

Salida. El inquilino tiene derecho a rescindir el contrato pasados seis meses desde la firma del contrato, independientemente del tiempo pactado en el mismo, comunicándolo por escrito al propietario, al menos, con un mes de antelación. Sólo habrá penalización en el caso de que así conste en el contrato, y nunca podrá ser superior a un mes por año del contrato incumplido.

Compra. El inquilino tendrá preferencia frente a terceros para comprar la vivienda, salvo que en el contrato se elimine expresamente. También tendrá derecho a mantener el contrato de alquiler vigente si el inmueble cambia de propietario.

Obras. En el caso de que el propietario quiera realizar obras en la vivienda, el inquilino podrá desistir del contrato si no está de acuerdo, en el plazo de un mes desde que se le notifique la decisión de hacer reformas, extinguiéndose en el plazo de dos meses el alquiler. Si por el contrario, el inquilino decide permanecer en el inmueble, tendría derecho a una reducción proporcional de la mensualidad de alquiler, sobre la parte de la vivienda que no pueda utilizar.

Reformas. Siempre con notificación por escrito al propietario, el inquilino puede realizar obras en el interior de la vivienda si él, su cónyuge o las personas o familiares que conviven de forma permanente en la vivienda tienen alguna discapacidad o más de 70 años. Las reformas no podrán afectar a elementos o servicios comunes del edificio, ni a la estabilidad o seguridad de este.

Si eres propietario…

Desperfectos. Si al fin del contrato de alquiler hay gastos de suministros pendientes o daños en el inmueble, podrán descontarlo de la fianza, con factura y/o documento similar que lo justifique.

Mejoras. Independientemente de si la vivienda está alquilada, el propietario puede realizar las obras de mejora que estime oportunas y que no puedan posponerse hasta el fin de contrato. Deberá comunicárselo al inquilino al menos con tres meses de antelación y éste podrá desistir el contrato de alquiler.

Recuperación. Una vez transcurrido el primer año de alquiler, el propietario podrá rescindir el contrato si lo necesita como vivienda habitual para sí, su cónyuge (en casos de sentencia firme de separación, divorcio o nulidad) o familiares en primer grado.

Revocación. Si el inquilino realiza obras sin el permiso del propietario, éste tendrá derecho a exigirle que deje la vivienda en el estado inicial.

Anulación. Si el inquilino no realiza el pago de la mensualidad en el plazo estipulado en los pactos del contrato, el propietario podrá rescindir el contrato y desahuciarlo. Deberá realizar un requerimiento judicial o notarial y no obtener contestación en los siguientes diez días hábiles, o bien reciba respuesta aceptando la resolución. En este supuesto, el propietario podrá hacer uso de la fianza para cubrir las cargas pendientes de pago.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 10 pasos para vender tu casa mejor.

Aquí tienes el Programa de Fiestas del Pilar 2.018

Las compraventas de vivienda en Aragón en máximos históricos.